Pensionistas y coronavirus

El pañuelo rojo del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia en uno de los balcones. PÚBLICOFernando Arozena. Pensionista. Nunca dejaremos de agradecer al personal sanitario el trabajo que están realizando, muchas veces en situaciones precarias. Lo mismo que otros colectivos como bomberos, personal de limpieza, correo, farmacia, cajeras y reponedoras de supermercados, ... que nunca son suficientemente reconocidos, y muchos trabajan en condiciones de precariedad salarial y laboral.

Como tantas personas pensionistas, estoy cumpliendo con responsabilidad y paciencia las medidas de confinamiento recomendadas por las autoridades sanitarias, cuidando de mi salud y en corresponsabilidad con la de los demás. Intento conectarme con otros pensionistas, con mi familia y amigos por las redes sociales. Procuro mantenerme activo, dentro de mis posibilidades. Me siento muy triste y preocupado por la cantidad de contagios y fallecidos a causa del Covid-19; siendo sobrecogedor el significativo y elevado porcentaje de pensionistas en ambos grupos.

Nunca dejaremos de agradecer al personal sanitario el trabajo que están realizando, muchas veces en situaciones precarias. Lo mismo que otros colectivos como bomberos, personal de limpieza, correo, farmacia, cajeras y reponedoras de supermercados, ... que nunca son suficientemente reconocidos, y muchos trabajan en condiciones de precariedad salarial y laboral.

Esta pandemia ha dejado al descubierto severas deficiencias en el sistema sanitario. Que evidencia la necesidad de una Sanidad Pública Universal que esté dotada de los recursos humanos y materiales necesarios; para que no se repitan las carencias demostradas durante esta crisis sanitaria. HAY QUE PREVENIR, ANTES DE QUE LOS PROBLEMAS TE DESBORDEN. Nos jugamos la salud y la vida.

Siento tristeza y vergüenza por la situación que se está dando en varias residencias de mayores tanto en el Estado español como en Euskadi. Las imágenes que vemos a diario muestran lo lejos que están algunas residencias de los objetivos programados con relación a la atención, respeto a la dignidad y cuidado en el trato a los residentes (atención personalizada).

Resulta evidente la necesidad de fortalecer el sector público de asistencia personalizada a personas mayores, tanto a nivel domiciliario como en residencias, con más recursos humanos y materiales, implementando controles más exhaustivos. No puede ser que la atención a personas mayores, un pilar básico del Estado del Bienestar esté sujeto al negocio de entidades privadas. No pueden volver a ocurrir los tristes y vergonzosos acontecimientos de las últimas semanas. NUNCA MÁS.

Me preocupa enormemente la crisis económica y social que está provocando la pandemia, y que se va a ir agravando en el futuro próximo. Este tema merece una reflexión más profunda, que dejo para otra ocasión.

Etiquetas: 

 

Angulaberria.info no se hace responsable de las opiniones que no estén firmadas por el colectivo editorial de la propia angulaberria. Nuestro deseo es fomentar todo tipo de debate enriquecedor.